Higos en tu huerto urbano

¿Sabías que los higos, tan deliciosos y llenos de vitaminas, son en realidad flores? Esta novedad es una de las maravillas de este arbusto que contiene cobre, calcio, zink, calcio, selenio y casi todas las vitaminas. Es un potente antioxidante y mantiene saludable el sistema digestivo. Los higos también contienen fitoestrógenos, y sus hojas en infusión son excelentes para la salud de las mujeres. Las abuelas lo sabían, solo debemos recordar.

Los higos se reproducen por esquejes o trozos del tronco del arbusto, es decir que, en cada poda de las ramas más antiguas puedes obtener una docena de plantas o más, a continuación te decimos cómo hacerlo:

  • Poda una rama del arbusto de higos, de modo que hagas el corte sobre o bajo el nudo del esqueje. La potencia de la planta está anudada en el corazón del tronco.
  • Prepara esquejes de veinte centímetros aproximadamente. Límpialos bien de modo que no haya ninguna señal de hojas o higos. Queremos que la planta se concentre en formar la raíz. Trata el esqueje tomando en cuenta su cielo y suelo, es decir cuida que la parte a sembrar tenga la dirección correcta, así la savia ascenderá sin problema.
  • Remoja los esquejes durante cuatro horas. Sécalos con una servilleta de papel y acomódalos en hileras, listos para sembrar en un contenedor pequeño, cada uno. Deberán estar en un lugar cálido y soleado durante dos meses con la tierra húmeda.

Y cuando veas los brotes verdes salir de los esquejes, prepárate para lo siguiente:

Realiza un agujero de sesenta por sesenta y llénalo de buena tierra, abono orgánico, bocashi o lo que tengas a mano. Recuerda que le darás al higo nutrientes para crecer. La tierra sola no es suficiente para saciar su hambre y entregarte las vitaminas y minerales que tiene en cantidades tan importantes.

También puedes plantarlo en maceta. Yo tuve en la terraza una higuera por diez años y siempre me dio maravillosos higos, además de hojas para tisanas saludables. Cada cierto tiempo el higo perderá sus hojas y será el momento de abonar la tierra para que salgan más verdes y hermosas.

Siempre cubre el suelo con rastrojo seco, paja, recortes de hierba. No dejes prosperar las malas hierbas pues el higo prefiere pocas plantas compañeras. Prueba con el perejil.

Si la tierra está bien abonada puedes tener higos en un año. ¡Disfrútalos!

 

Deja un comentario