Brócoli con éxito, un reto bien abonado

El brócoli es uno de los super-alimentos más importantes en nuestra dieta. Un vegetal anticancerígeno, gracias a una cantidad de minerales, vitaminas y oligoelementos curativos. Por esa razón no será difícil suponer que necesita una enorme cantidad de abono, recordemos que es una maravillosa planta que absorbe todos los elementos que necesita del suelo y de la luz del sol.

El brócoli necesita un sustrato muy bien abonado, las alternativas para conseguirlo son:

  1. Un buen bocashi.
  2. Un buen abono de otro tipo pero con abundante excremento seco.
  3. Una buena dosis de posos de café, cáscaras de plátano y cáscaras de huevo secas y trituradas, mezcladas con buena tierra. Sería ideal añadir excremento animal seco de gallina, caballo o vaca muy bien triturado, aunque sea en una pequeña cantidad.

¿Cómo sembrar brócoli desde la semilla?

La planta de brócoli es sumamente generosa, puede regalarte hasta 900 semillas de una sola y buena madre. Ella necesita, sin embargo, condiciones de clima estables y con buena humedad. Riega de manera que el suelo siembre esté húmedo, pero no tanto para que el agua se lleve los minerales del sustrato que has preparado.

Paso a paso:

  1. Coloca dos semillas de la planta en un semillero con lo mejor de tu sustrato. Puedes usar fundas con agujeros, un vasito con huecos en el fondo, a medio centímetro de la superficie, cubriendo con una cantidad mínima de tierra, sin aplastar.
  2. Ubica los semilleros en un invernadero o cualquier lugar soleado y abrigado.
  3. Riega de manera delicada los semilleros si es preciso cada día, revisando que se mantengan húmedos pero no encharcados.
  4. Cuando las plantas broten en dos semanas, prepara el terreno dónde harás el transplante.
  5. Transplanta en un mes, con la siguiente Luna creciente del mes.

Siembra plantas compañeras

Al brócoli le encanta estar junto a la albahaca o al eneldo, puedes plantar también culantro que alejará a las plagas de gusanos encantados con las deliciosas hojas.

bócoli3

Algunos detalles importantes

  • Siembra cada sesenta centímetros en hileras o en grupos cercados por las plantas compañeras.
  • Verifica que tu cultivo reciba luz solar todo el día.
  • No muevas el sustrato y cúbrelo con rastrojo seco de cualquier tipo (paja, tamo, hierba, cartón, papel picado muy fino)
  • Deshierba solo el kikuyo.
  • Cosecha luego de cuatro meses.

 

 

Un comentario en “Brócoli con éxito, un reto bien abonado

  1. Pingback: Huertos en la escuela | Finca Shungo Tola

Deja un comentario