Haz probióticos y chukrut

Una querida amiga me consulta sobre la producción de probióticos para mejorar las funciones del sistema digestivo. Confiesa que los traía del extranjero. Me sorprendo. Todos podemos hacer probióticos saludables para el organismo, como por ejemplo el chuckut, excelente alimento fermentado, colonizado por estos importantes microorganismos eficientes que conocemos como probióticos o favorecedores de la vida.

No puedo dejar de admirar a las bacterias. Ellas nos curan, ellas nos enferman, si faltan podemos tener problemas graves desde el nacimiento, como el autismo. Se ha demostrado que curando el intestino de bacterias nocivas y colonizando con probióticos, esta enfermedad puede mejorar mucho.  Se propone que la restauración de un correcto equilibrio microbiano podría aliviar algunos de los síntomas conductuales típicos del autismo.

Propiedades de los probióticos: chukrut o col fermentada

  • Contiene ácido láctico, de gran importancia para las bacterias que tenemos en el intestino y estómago, favoreciendo las digestiones y la absorción de nutrientes.
  • Ayuda a eliminar o mejorar los síntomas y las alergias.
  • Su gran aporte en enzimas beneficia al hígado y al páncreas.
  • Favorece el buen estado de la piel y las mucosas.
  • Tiene efecto remineralizador sobre el organismo.
  • Nos aporta grandes cantidades de vitamina C, que favorece la absorción de otras vitaminas y minerales.
  • El chucrut es muy útil y efectivo para combatir los gases que se generan durante la digestión así como la hinchazón.
  • Recomendado para personas que han estado medicadas con antibiótico.
  • Ejerce un importante efecto depurativo sobre el organismo.
  • Muy beneficioso para personas con ácido úrico y que tienden a retener líquido.

Receta:

  • Una col blanca o col morada grande.
  • 18 gramos de sal marina, un cuarto de taza aproximadamente.
  • Una cucharadita de comino.
  • Una cucharadita de semillas de hinojo.

Procedimiento:

Mezcla perfectamente los ingredientes y amasa la col con manos limpias durante una hora. Notarás que exuda líquido que se hará cada vez más abundante. Envasa en frascos de vidrio y déjalos medio abiertos sobre un plato hondo durante ocho días hasta que se produzca la fermentación, evidenciada en una actividad burbujeante al interior de los frascos y el derramamiento constante de un poco de líquido.

¡Listo! Ya tienes chukrut. Esta receta nos la pasó una voluntaria residente en Dinamarca, de origen malasio. Gracias Karen por tu aporte.

 

 

 

Deja un comentario